Mi receta de tarta de queso, plátano y dulce de leche

Una receta única, una explosión de sabor y dos versiones

Cantidad

4-6 personas

Preparación:

1 hora + reposos

Dificultad:

Fácil

Antes de comenzar

Desde que inicié el blog esta receta era algo que tenía muchísimas ganas de compartir, con un montón de horas por detrás para crear una receta sencilla pero llena de sabor y con mucho de mi en ella. La base de galletas de maíz y gofio, con su suave sabor tostado, la cremosidad de la ricota y el mascarpone, el toque caramelizado del dulce de leche y el propio sabor natural del plátano hacen una combinación increíble.

Bonus track: Hoy son dos recetas en una, versión tarta helada para el veranito, y versión horneada para días más fríos o porqué sencillamente te guste más así.

Ingredientes

  • 1 molde antiadherente de 21 cm
  • 150 gr. de galletas de maiz y gofio, o sino galletas de mantequilla pulverizadas.

Para la receta de la tarta horneada vas a necesitar:

  • 2 plátanos muy maduros (250 gr)
  • 200 gr de queso ricota
  • 125 gr de dulce de leche
  • 1 huevo mediano

Para la receta de la tarta fría:

  • 2 plátanos muy maduros (250 gr)
  • 200 gr de queso mascarpone
  • 125 gr de dulce de leche

Opcional: 

  • Caramelo casero
  • Chocolate rallado
  • Miel

Preparación

Desmiga las galletas de maíz y gofio, como verás estarán bastante tiernas y húmedas y podrá quedarte una base homogénea. 

Si no has podido preparar estas galletas, con unas de mantequilla podrá valerte, pero si ves que quedan muy secas añade un poco de mantequilla a temperatura ambiente y tritura.

Prepara la base del molde cubriendo bien con las migas de galletas presionadas y reserva. Debe ser una capa fina aunque si te gusta mucho el tostado del gofio anímate y prueba a hacerla un poco más ancha.

Para la receta de esta tarta horneada sigue estos pasos:

Precalienta el horno a 180ºC

Mezcla la ricota, el dulce de leche,  el plátano troceado y un huevo batido en un procesador de alimentos o tu picadora, hasta que todo esté homogéneo, quedará bastante líquido.

Vierte la mezcla en el molde preparado con la base. Hornea a 180ºC durante 40 minutos. Esta es de las tartas que quedan bien cuajadas.

Si quieres evitar que al terminar el horneado la superficie de tu tarta se quiebre, una vez horneada, apaga el horno pero manten la tarta dentro y deja la puerta ligeramente abierta, así bajará la temperatura suavemente y habrá menos probabilidad de que se agriete.

En último lugar, cubre de una fina capa de miel de palma. O, también puedes preparar un poco de caramelo y napar por encima. Déjala refrigerada para que no se estropee pero atemperada esta tarta está espectacular!

Para la versión de la tarta helada:

Pon el mascarpone, el dulce de leche y el plátano en una picadora o procesador y bate hasta que todo sea una masa homogénea.

Vierte en el molde por el centro para que se reparta bien, y mete en el congelador toda la noche.

Antes de servirla pasa el molde a la nevera y deja dos horas antes de servir. 

Cuando la vayas a comer, ralla un poco de chocolate negro por encima o en lascas y presenta. Dísfrutala rápido y vive este verano!

+ Consejos

Los plátanos perfectos

Dejando de lado saborizantes, que no son necesarios, los mejores plátanos que puedes utilizar son los que están muy muy hechos, no te asustes si los ves negros, mientras estén en su piel se irán caramelizando día tras día, y se convertirán en todo sabor.

Realmente en la península los plátanos se comen muy fibrosos y poco hechos, por lo que no tienen todo su sabor. Así que aprovecha tus plátanos pasados para preparar este estupenda tarta.

Dulce de leche casero

Si no puedes comprar dulce de leche lo más sencillo es cocer en casa una lata de leche condensada durante unas 3 horas. Es importante que la lata esté bien cubierta y que no lo hagas a mucha temperatura.

Eso sí, aprovecha y haz bastante cantidad, puedes guardarla en un tarro y aprovechar para otros usos o para comerlo a cucharadas

El queso sí importa

Puedes usar queso de untar, por supuesto, pero tanto la ricota como el mascarpone son estupendos para esta receta. 

Tienen el cuerpo suficiente y sobre todo su cremosidad y suavidad combinan muy bien tanto con el plátano como con el dulce de leche, pero sobre todo con la base de galletas de maíz.

Eso sí, prueba con el queso que más te guste y crea tu propia receta!

Personalmente creo que la combinación de queso, plátano y dulce de leche es muy buena pero una base de galletas de maíz y gofio le da un punto espectacular, algo crujiente y tostado . Y si ya quieres ir un poquito más allá puedes preparar pequeñas tartas, perfectas para compartir o regalar, quedan estupendas y puedes probar diferentes acabados, con miel, con caramelo, chocolate o incluso más fruta fresca, imaginación al poder, lo mejor es que tu personalices y utilices lo que más te guste, así que comparte que te ha parecido y déjame tus comentarios!

Más recetas

Galletas de maíz y gofio

Pastel de ruibarbo y merengue

Pin It on Pinterest

Share This