Sopa siciliana de pescado

Una receta especial, colorida, espaciada y llena de sabor

Servicios

4

Preparación:

1 hra 15min

Dificultad:

Intermedia

Antes de comenzar

Esta receta tiene para mi un algo especial, fue la primera que publiqué en el blog del Mercado de Chamartín y la primera aventura en la red en términos gastronómicos. Me fascinó la primera vez que la hice y siempre aparece en la lista cuando hay invitados en casa, es estupenda como primero, en verano incluso como plato único con algo fresco de acompañamiento. Además los trucos para que quede de 10 son más que sencillos. 

¡Atención! no te olvides de poner el chile y darle la alegría que necesita este plato.

 

Ingredientes

  • 300 gr de filete de pescado blanco, ej. gallo, rodaballo
  • 200 gr de filete de salmón sin piel
  • 12 gambas rojas peladas o colas de langostino
  • 800 gr tomate en dados o passata
  • 750 gr de calabaza
  • 500 ml de caldo de pescado casero
  • 1 vaso de vino blanco casero
  • 2 ramas de apio
  • 1 cebolla roja
  • 1 bulbo pequeño de hinojo
  • 1/2 limón
  • 2 dientes de ajo
  • 1 chile fresco rojo, sin semillas
  • 2 cucharadas de aceite oliva virgen extra
  • 1 puñado generoso de perejil picado

Preparación

El primer paso indispensable para que el resultado sea excelente es rallar la calabaza, con esto vas a conseguir además de textura, color y todo el dulzor de la calabaza. Deja reservada la calabaza.

Pica finamente la cebolla, el apio, el hinojo, el ajo y el chile. En brunoise es una buena opción. Al mismo tiempo ves calentando al mismo tiempo el aceite en una cocotte o cazuela. Una vez cogido el calor incorpora los ingredientes ya picados y rehógalos hasta que esté todo tierno.

Añade el vino blanco, la passata o el tomate troceado, la calabaza que has dejado reservada y el caldo de pescado. Llévalo todo a ebullición. Después baja el fuego, tapa y deja se que cocine a fuego lento 30 minutos.

Pasado el tiempo sazona y deja al punto de sal. Si has utilizado tomates picados si queda algún trozo grueso rómpelos con una cuchara de madera para que no queden tan enteros. 

Pela las gambas y reserva. Cortaa también el salmón y el pescado blanco elegido, sin piel y en trozos medianos e irregulares, el resultado rústico le va perfecto. Cuando lo tengas todo preparado añade todo con las gambas a la sopa y cocina 10 minutos más, manteniendo el fuego suave.

 

Prueba la sopa ahora, si es necesario corrige el punto de sal. También muele un poco de pimienta fresca negra y añade el zumo de medio limón. 

Para servir empata en un cuenco o plato sopero, decora con un hilo de aceite de oliva virgen extra, un Castillo de Cánena en casa nos pirria. Como toque final decora con el perejil picado, y si quieres con alguna rodaja de limón…y voilà, qué aproveche!

+ Consejos

El pescado

Si tienes dudas de que pescado elegir, pregunta siempre a tu pescadero y dile lo que vas a preparar, muchas veces el compartirlo te ayudará

Además en España tenemos suerte y el pescado es un lujo y en vez de fletan puedes usar como decía de un poco de rodaballo, gallo, debe tener cierta finura pero también carnoso. 

La textura

Esta sopa está pensada para que no sea tipo consomé, no debe quedar tan fina, tiene cuerpo y textura, queda sabrosa y con carácter. Pero es fundamental que se cocine bien para que todo quede tierno junto con los trozos de pescado. Pero si eres de los que prefieres algo muy colado, tritura todo antes de incorporar el pescado, incluso puedes tamizar.

Un buen caldo

Se que soy una pesada con los caldos, pero de verdad que la diferencia de uno casero a cualquiera que puedas comprar es abismal. Y en uno de pescado no hay excusa. 

Prepara un fondo con un poco de cebolla, las raspas de los pescados que utilices o pídele algo al pescadero, incluye las cabezas y cáscaras de las gamas y en 25 minutos tendrás una base increíble sobre la que trabajar.

 

Más recetas

Como te decía esta receta está de lujo para cuando uno tiene invitados, sobre todo porque puedes dejarla preparada y pendiente para rematarla con el pescado en el último momento, corregir de la sazón, es muy cómoda y también puedes dejarla preparada congelada en formato individual. Vamos que sirve de receta todo terreno y es que cuando la pruebas no te quedará duda de que quieras repetir.

Besugo en escabeche

Gnocchi con stilton y pera

Crema de zanahoria asada e hinojo

Pin It on Pinterest

Share This
A %d blogueros les gusta esto: