Sopa de tomate, albahaca y mozzarella

Sabores de verano para llenar tu mesa de color

Servicios

4

Preparación:

1 hra 15min (pendiente)

Dificultad:

Fácil

Antes de comenzar

Si hay un producto que nos anuncia el buen tiempo y el inicio del verano es sin duda el tomate, y si hay una ensalada que apetece con las altas temperaturas es la Caprese. Por eso, imagina todo ese sabor, en una sopa fresca con su mozzarella y su albahaca. Todo un acierto y un descubrimiento para los días de calor y sobre todo para darle una vuelta a la clásica Caprese sin perder su carácter.

Ingredientes

  • 1 kg de tomates maduros
  • 1 cabeza de ajos
  • 4 tomates secos en aceite
  • 50 gr de hojas de albahaca fresca
  • Un puñado de hojas de albahaca para decorar
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharada de azúcar moreno
  • 2 bolas de mozzarella de búfala de 125 gr o 1 bola de 250 gr.
  • 1 y 1/2 cucharadas de vinagre de vino tinto
  • 4 rebanadas de pan de hogaza
  • Pimienta negra recién molida

Preparación

Comienza precalentando el horno a 200ºC

Corta los tomates en cuartos, y la cabeza de ajos a la mitad. Ponlo todo en una bandeja de horno junto con una cucharada de aceite de oliva, remueve bien para que se mezcle y se impregne bien el tomate.

Hornea durante 25 minutos, verás que los tomates comienzan a dorarse ligeramente. Sácalos del horno y deja que se atempere para que puedas manipularlos sin quemarte.

Retira las pieles de los ajos presionando suavemente y quítales el germen.

En un bol amplio pon los tomates y ajos pelados, incorpora el tomate seco ya escurrido, la cucharada de azúcar moreno, las hojas de albahaca, el vinagre y tres cucharadas de aceite de oliva virgen extra.

Tritura hasta que la mezcla sea homogénea y no quede ningún trozo grande. (El olor verás que es una maravilla).

Para una textura más fina pasa la mezcla por un pasapurés o chino. Quedará estupenda, muy ligada y suave si añades este paso.

Deja enfriar la sopa, y si quieres una vez a temperatura normal puedes refrigerarla en la nevera hasta servirlas, sólo deberás sacarla 15 minutos antes de servir.

Coge unas rebanadas de pan de hogaza y tuéstalo ligeramente en una sartén. Y coge también la mozzarella y trocéala para que escurra mientras montas los platos.

Sirve la sopa en boles y decora por encima con la mozzarela y unas hojas de albahaca frescas, añade pimienta negra molida y claro no te olvides de acompañar con el pan tostado.

Ahora sólo toca disfrutar de la buena mesa y una buena compañía.

+ Consejos

Mejor tomate fresco

Si puedes y tienes tiempo utiliza tomates frescos, ya sean de rama, pera o lo que tengas a mano y de temporada. Pide consejo en tu puesto para saber cual está en su mejor momento, influirá mucho en el resultado.

Y ya que vas a encender el horno puedes doblar cantidad para dejar un poco de esta sopa congelada.

El horneado

Como en la receta de la crema de zanahoria asada e hinojo, el horneado ayuda a caramelizar parte del tomate, tostarlo y le da un aroma y sabor inconfundible. Igual pasa al asar los ajos.

Ponte con antelación para tener el tiempo suficiente para el enfriado y no dudes en usar la nevera en esta receta si empiezas muy pronto y te lo quieres dejar todo preparado.

¿Vaca o búfala?

Aquí no voy a ser nada purista, consigas la mozzarella que consigas va a quedar igual de espectacular. Si consigues búfala genial, sino la de vaca va perfecta porque buscamos a parte la textura de este maravilloso queso. En casa he probado ambas y funcionan muy bien. 

Si eres más lanzado incluso puedes probar una alternativa con tofu sedoso, los límites y la creatividad los pones tú.

 

Hay algo único en cada temporada, en cada mes, en la estacionalidad que llena nuestras mesas y la que muchas veces nos trae a la cabeza un recuerdo, no cabe duda que sabores y aromas están ligados. 

Ahora llega el buen tiempo, al fin, y Délice Maison también se viste con colores más alegres, recetas más ligeras para aliviar el calor con productos como: tomates, fresas, ruibarbo, ensaladas frescas y exóticas, y como no, tampoco nos pueden faltar los platos de cuchara en su versión más veraniega.

Esta receta, es de esas que nada más probarlas, te saben a sol, a verano, a tardes de diversión y jornadas relajadas, y sin duda es algo que vas a disfrutar pero  también una forma de sorprender a tus invitados. Nadie quedará indiferente y me atrevería a decir que gustará a todos. 

¿Qué? ¿aún no la has probado? ¡Venga! cuéntanos que te ha parecido, comenta, comparte y suscríbete wink

Más recetas

Sopa siciliana de pescado

Ensalada de endivias rojas

Pastel de ruibarbo y merengue

Pin It on Pinterest

Share This