Me sorprende encontrar los estantes de harina, repostería y levaduras varias completamente vacíos, y como mucho algún paquete de harina todo uso, se ha desatado la locura para preparar nuestro propio pan. Tenemos más tiempo en casa y eso se nota, sólo pido que nos dure y cuando algún día las aguas vuelvan a su cauce no nos volvamos a dejar llevar tanto por el miedo como para no hacerlo por miedo o pereza.

Pero ¿que necesitas para preparar un pan sabroso, con miga jugosa, y con unsabor como los de antes?  

Hoy voy a compartir con vosotros lo que creo que te puede funcionar igual que me funcionó a mi. Buscando siempre el máximo sabor, sin necesitar paquetes y paquetes de levadura, lo más fácil posible y con muy poco presupuesto

1 Haztelo sencillo

 Te parecerá lo más obvio del mundo, pero es una gran verdad y más si te estás iniciando en este mundo panarra a veces queremos rizar el rizo, hacer elaboraciones complejas y utilizar ingredientes más exóticos.

 Por el momento sólo vas a necesitar, harina, agua y un poco de levadura o masa madre. Y tus mejores aliados tus manos y una nevera.

Con el tiempo y a base de pruebas y experiencias te irás familiarizando, aprendiendo sobre tiempos y horneado, pero ahora simplifica, te aseguro que eres capaz de hacer un gran pan con muy poco!

 

2 Levadura la justa

Nos hemos acostumbrado a los panes fermentados a base de gran cantidades de levadura, donde el pan se hincha rápido pero con muy poco o nada de sabor.

Usa la cantidad de levadura necesaria, y no la que suele indicar los paquetes. Ya sea fresca o seca no necesitas nada más que unos pocos gramos y dar tiempo para que fermente, no hay truco mejor para conseguir que que crezca y sepa como no sabías que podías hacer.

3 Que el tiempo y el frío amasen por ti

La primera imagen que te viene a la mente es la de la cocina llena de harina, manchada y tú sudando la gota gorda para amasar… pero ahora te invito a que veas los videos de Ibán Yarza, entre otros, y después vuelvas  a imaginar la misma escena. ¿A que ahora es más fácil verte haciendo esa hermosa hogaza? 

Organízate un poco y una vez mezclada la masa deja que pase toda la tarde o la noche en la nevera, fermentando y amasándose sin tu mover un dedo. 

4 Cultiva tu masa madre

El halo de misterio de la masa madre es sólo eso, un halo. Puedes crear tu masa madre de cero con un tarro de cristal, agua y harina. Ir alimentando cada día hasta que que crezca y coja fuerza antes de utilizar. Después sólo necesitas un poco y guardarla en tu nevera. y volver a alimentar antes de usar. Nada ni más sencillo ni más barato.

5 De tu horno saldrá un gran pan…

Casi me atrevería decir que muy mal tiene que estar tu horno para que no puedas hacer una hogaza más que decente. Sólo necesitas algunas claves para que todo vaya a pedir de boca.

Fundamental precalentar bien el horno, y no utilizar el ventilador , igual que dejar el pan una vez cocido reposar con la perra entreabierta unos 20 minutos.

Otras ayuda es, preparar una bandeja a parte y verter un vaso de agua los primeros 10-15 minutos, hará que el pan crezca y que se cree una bonita corteza, manteniendo una miga jugosa. Sino también puedes cocer el pan dentro de una cazuela de hierro, hará el mismo efecto con la tapa esos primeros minutos.

6 Pierde el miedo a experimentar

Utiliza diferentes harinas o prueba a mezclarlas, juega con las proporciones, con diferentes tipos de formado … pero tampoco te olvides que puedes añadir especias, semillas, frutos secos, chocolate… el límite como siempre digo lo pones tú.

Con el tiempo irás conociendo otras harinas, recetas, y formas y combinaciones para crear panes  asombrosos pero al mismo tiempo ya habrás desarrollado un gusto propio y sabrás meterte en cosas más complejas. Así el día que acabes con varios sacos de harina en casa

Espero que te animes a preparar un señor pan muy pronto, y a introducirte en este mundo tan interesante. Podrás comer un buen pan, y sobre todo con todo el sabor de los de antes. Claro que para hacerte esta iniciación más sencilla si cabe te dejo mis recursos favoritos que a mi me han resultado una gran ayuda.

Sí, no me cansaré de decirlo pero no puede comenzar mejor de otra forma mejor que con los videos de Ibán Yarza, y aunque al final a lo que le saco la miga es a los libros. Todos los videos me ayudaron a entender de una forma visual y divertida que este mundo no era tan complicado y que hasta a mi que lo del pan me parecía se me quedaba grande. Échales un vistazo, verás lo sencillo que es siguiendo los videos y las técnicas básicas.

Si lo que buscas son recursos, increíble la página de El Amasadero, tanto harinas como utensilios es una maravilla, funcionan estupendamente y llevan muchos años surtiendo y ayudando a los panaderos caseros.

También en el Horno de Babette puedes conseguir harinas y materiales, además de los cursos que les tengo unas ganas enormes.

Y por último, no lo dudes y métete en foros de panaderos caseros, especialmente recuerdo con cariño panarras.com que me fue una ayuda tremenda para entender conceptos, técnicas, conocer harinas… el formato ya no es el mismo obvio porque ha pasado ya muchísimo pero sigue conteniendo información que merece la pena leer.

Pin It on Pinterest

Share This