Orecchiette con olivas

Una receta muy mediterránea, socorrida, con la que sorprender y sorprenderte

Servicios

2

Preparación:

20min

Dificultad:

Súper fácil 

Antes de comenzar

La pasta, ese plato tan a mano que nos preparaban nuestras madres, que siempre solucionan a uno de un apuro y que puede gustar a todo el mundo. Pero también susceptible muchas veces de ser preparadas siempre de la misma forma una y otra vez, pena que no recordemos su versatilidad, sus matices y de que igualmente son válidas ante la falta de tiempo. Para muestra esta receta que espero también se convierta en un básico para ti también.

Ingredientes

  • 250 gr de orecchiette
  • 3 cucharadas de aceite
  • 2 dientes de ajo
  • 150 gr de aceituna gordal sin hueso
  • 8 cucharadas de passata

Preparación

Comienza por cocer los orecchiette en abundante agua salada hirviendo. Puedes escoger otro tipo de pasta pero coincido con la original que los orecchiette son ideales por tamaño y tipo. 

Recuerda que la cocción variará dependiendo de la marca así que sigue las instrucciones del paquete.

Pela los ajos y lamínalos muy finos. Después friélrs ligeramente hasta que estén tiernos y no dejes que se quemen.

Escurre las aceitunas que vayas a utilizar, pero guardando el aceite que escurran que lo vas a necesitar al final. A mi especialmente me gusta la variedad gordal en aceite y sin hueso, partidas en gajos, son muy carnosas y quedan muy bien con el orecchiettte.

Añade las aceitunas a la sartén y cocina un par de minutos a fuego bajo. Después incorpora la pasada junto con el aceite que hayan soldado las olivas al escurrir, y cocina a fuego medio durante 5 minutos.

En último lugar, cuando la pasta esté lista es hora de sacarla sin verter la cazuela, puedes hacerlo con una espumadera o colador y pásala directamente a la sartén. Mezcla bien y sirve inmediatamente. Puedes añadir un hilo de un buen aceite en crudo justo cuando ya estén servidos.

+ Consejos

Las olivas

Mi mejor recomendación de todas es que las compres en un sitio de confianza, la calidad de la aceituna se notará, así que olvida las de lata que te aportarán un regusto avinagrado y salado. Realmente, no es necesaria mucha cantidad y el sabor que tengan es parte de la gracia de este plato. Mis favoritas la variedad gordal, sin hueso, en aceite, pero si lleva cebolla la retiro y dejo que toda la carnosidad de esta aceituna le va estupendo.

Passata

Recuerda que la passata es una reducción de tomate natural que aporta frescor, sabor y color, pero no puede sustituirse por tomate frito,  cero aceite, ni hierbas ni nada. Hoy en día también se encuentra passata ya preparada incluso orgánica y ecológica. Pero te ha cogido con la despensa bajo mínimo  puedes sustituirlo por un buen puñado de tomate cherry salteados.

¿Parmesano?

A pesar de comerme el parmesano a una velocidad de vértigo, y que el queso sencillamente me vuelve loca, aquí el parmesano, ni le pecorino, pintan nada, más bien sobran. Si quieres añadir un toque final puedes poner un poco de de un buen aceite de oliva, o un poco de reculo, incluso berro, recuerda ¡un poco! En mi opinión con el hilo de aceite será más que suficiente.

La pasta, esa amiga socorrida que nos ha sacado de muchos apuros, donde para 4 se convierte en para 5 o incluso 6, y ese que decir… el hit favorito de todos los críos. En mi generación, esa que cuando la pasta llegaba estaba tan blanda que había que usar el tenedor como pala…, de ese mix de tomate y chorizo, o de esa boloñesa que estará siempre en nuestro recuerdo, y hoy, aquí, ya no hablo fuera, existen mil variedades, combinaciones y sabores, ¡qué versatilidad para preparar 1001 platos diferentes!

Esta receta es precisamente la sencillez personificada, algo muy mediterráneo, muy natural, algo que tenemos todo a mano, con muchas opciones de cambios sutiles, y a la vez que te hagan el mismo apaño que un brick de tomate, eso sí, mucho más sano y para mi gusto mucho más rico.

¿Qué te parece?, ¿te animas a preparla en casa y contarlo? Venga que te espero, y no te olvides esta y muchas más las puedes ir siguiendo por Instagram Facebook y Twitter, que la inspiración no acabe.

Más recetas

Crema de zanahoria asada e hinojo

Gnocchi con stilton y pera

Bun cha de pollo

Pin It on Pinterest

Share This