Ensalada de papaya verde y gamba roja

Una ensalada única para combatir el calor, sana y sencilla

Servicios

4 personas

Preparación:

30 minutos 

Dificultad:

Fácil

Antes de comenzar

Mi amor por la cocina del sudeste asiático no sabe de fronteras, ha tenido un fuerte impacto en mí, y es que fue precisamente la comida tailandesa la que me enamoró allá cuando tenía 15 añitos. Gracias a aquel paso comenzó esa etapa de descubrimiento, de pruebas y de aventuras gastronómicas.

Así que cuando vi esta receta en la página de Jamie Oliver no me que quedaron dudas: ¿papaya verde, gamba roja, lima, cilantro y chile? esto va a ser una explosión de sabor.

Ingredientes

  • 400 gr de gamba roja pelada
  • 650 gr de papaya verde
  • 1 pepino
  • 4 cebolletas chinas
  • 50 gr de cacahuetes pelados sin sal
  • 1 cucharada de aceite de nuez
  • 1-2 chiles rojos frescos
  • 3 limas
  • 3 cucharadas de salsa de pescado
  • 1 cucharada de miel
  • 1/2 manojo de albahaca tailandesa
  • 1/2 manojo de cilantro

Preparación

Primero tuesta los cacahuetes en una sartén pequeña, a fuego medio-alto, y retíralos a un bol. Déjalos reservados para que se enfríen.

Pela dos dientes de ajo. Pica la mitad de las gambas y también todos los tomates.

Aprovecha la sartén que acabas de utilizar para los cacahuetes y calienta una cucharada de aceite de nuez, sino también vale de cualquier otro aceite vegetal neutro que le irá igual de bien. 

Saltea las gambas que has dejado enteras, hasta que se pongan ligeramente rosas, aproximadamente 1 minuto. Después incorpora las picadas y cocina otro minutos. En último lugar añade los tomates picados y cocina un par de minutos más. Después retira del fuego y deja enfriar.

Ahora toca ponerse con los chiles, quítales las semillas y pícalos. Pela el ajo que queda y trocéalo. En un mortero haz una pasta con ellos. Después pon la mitad de los cacahuetes y y deja toda la pasta homogénea. Quedará un a pasta gruesa. 

Vierte el zumo de dos limas en la pasta junco con  la salsa de pescado y 2 cucharadas de miel. Mézcla todo bien y ajusta a tu gusto la acidez y el dulzor, de ahí la tercera lima, pero si está a tu gusto tampoco hace falta que te excedas. Reserva en un cuenco grande.

Parte a la mitad rel pepino, retirando las semillas. Si tienes una mandolina puedes aprovecharla para este paso. Sino a cuchillo y como más te guste. 

Pela y trocea en láminas la papaya verde. Ponlo todo en el bol de la salsa y revuelve para que se impregne bien.

Pica las cebolletas, las hojas de albahaca y añade todo al bol junto con las hojas de cilantro. En último lugar, pon la mezcla de gambas y tomates en la ensalada. Revuelve una última vez y vuelve a probar si todo está a tu gusto.

Sirve en los cuencos para cada comensal y decora por encima con el resto de los cacahuetes picados, ¡le dará un toque crujiente estupendo!

+ Consejos

Papaya verde

La papaya erde es el mismo fruto de la papaya pero sin madurar, en Tailandia por ejemplo es la estrella de un clásico, el som tam. Pero no hay que quitarse la vida que toso se puede apañar, sino la encuentras utiliza media col blanca que hará el mismo papel a las mil maravillas.

Por supuesto también puedes usar parte o todo con papayón o mango, sólo recuerda que deberás añadir algo menos de miel o corregir con el zumo de lima. ¡A tú gusto! 

 

El aderezo

La salsa base de lima es parte del éxito y del sabor de esta receta. Pero ten cuidado, es fácil, dependiendo del tipo de limas que uses acabar creando una sopa fría. Si te animas a esta temeridad como yo, sólo debes añadir el zumo de una lima más y ajustar con un poco de miel, salsa de pescado y chile.

Estará igual de rica y perfecta para un día calurosa de verano

Versionando

Si hay una cosa fantástica de esta receta es que admite muchas versiones, cambios y cada alternativa dará un plato ligeramente diferente y único. Las gambas no tienen porqué ser rojas, puedes escoger unas grandotas, gamones, langostinos, colas…

La albahaca europea también te va a servir y lo mismo con la cebolleta unas normales pueden ir genial, sin olvidar la parte verde que le aportará frescor.

 

Expandir tus horizontes nunca ha sido tan sencillo, sí con el buen tiempo llegan las terrazas, las ensaladas, el gazpacho, pero sobre todo uno comienza a soñar con las ansiadas vacaciones. Así que tanto si puedes o no coger un avión a tierras exóticas.

Te propongo que comiences con un periodo de inmersión y te apuntes al plan «viajar sin salir de casa al sudeste asiático» con esta receta, o sino con u rico bun cha o unas coles de Briseñes con vinagreta vietnamita, porque ¿ya lo sabes no? aburrirse en la cocina aquí está prohibido wink

Comparte tu experiencia y tus comentarios, síguenos, o porqué no sube una foto de tu plato con #delicemaisonblog !

Más recetas

Sopa siciliana de pescado

Ensalada de endivias rojas

Sopa de tomate, albahaca y mozzarella

Pin It on Pinterest

Share This