Ensalada de endivias rojas, emmental y avellanas

Porque la ensalada no es sinónimo de aburrimiento, esta ha llegado para sorprender y que no caigas en la rutina.

Servicios

4

Preparación:

30 minutos

Dificultad:

Súper fácil

Antes de comenzar

Adoro las recetas sencillas que dan un gran resultado, que con un poco siempre funcionan y que además lucen estupendas en cualquier mesa. ESte es el caso, vistosa, sabrosa y un entrante perfecto para una buena comida. La diferencia está en usar endivia roja, que en su defecto puede ser sustituida por achicoria, y como no los frutos secos que ayudan a esa mezcla de texturas y sabores. La receta original incorporada nueces pero es que a mi las avellanas me encantan.

Ingredientes

  • 3-4 endivias o 1 achicoria pequeña
  • 200 gr de queso emmental en dados
  • 2 ramas de apio picado fino
  • 1 puñado de avellanas sin tostar
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta negra

 

Preparación

Escalda las savellanas en agua hirviendo unos minutos, escúrrelas y refréscales bajo un chorro de agua fría, y pélalas. Después machácalas en un mortero para que queden pedacitos más pequeños e irregulares.

Lava las endivias y escurre o centrifúgalas bien.

En un bol o ensaladera, pon las avellanas, el apio, las endivias cortadas en trozos de 2 centrímetros, y el queso.

Alíñala con dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra y salpimenta.

Remueve para que todo se mezcle bien, y antes de servir en la mesa deja que primero repose 5 minutos.

+ Consejos

Endivias rojas

No dudes en elegir envias rojas, son una gran opción y su sabor combina a la perfección con el emmental y los frutos secos. Pero como decía también es buena opción la achicoria. Quizás lo más importante es que las hojas queden bien limpias y secas para que no se empape la ensalada, así que ponte a conciencia para que queden listas.

Los frutos secos

Si eres fan de las avellanas aquí aportan un gusto diferente a otros frutos secos. Es cierto que las nueces combinan perfectas pero puedes elegir los que sean de tu gusto. Sólo debes tener en cuenta que no deben quedar pieles o cáscaras y lo que a mi personalmente me parece que marca la diferencia, elegirlos en crudo y no fritos o tostados, en todo caso hazlo en casa para que los aceites propios no se enrancien y aporten todo su sabor.

El momento perfecto

Esta ensalada se presta como un entrante perfecto de cualquier comida, complementa y añade sabor sin que una comida resulte pesada. En cambio si te decantas como opción de cena ligera, quizás puedes también añadir una crema de verduras o un poco de pescado a la plancha.

Como ves hay muchas opciones para hacer de una ensalada un plato diferente, fuera de la combinaciones clásicas, lo importante es buscar lo que más te guste a ti o en casa, ir variando ingredientes y hacer de tu día a día algo diferente. Esta es una buena forma de hacer cambios sencillos con poco esfuerzo y con un gran resultado. ¿Qué opinas? ¿Qué ensaladas son tus favoritas?

Más recetas

Coles de Bruselas con vinagreta de pescado

Batata asada con requesón y aguacate

Bun cha de pollo

Pin It on Pinterest

Share This