Crema de zanahoria asada e hinojo

Una receta llena de sabor, con carácter y que seguro te enamorará

Servicios

4

Preparación:

1 hora 30 min

Dificultad:

Fácil

Antes de comenzar

Durante mucho tiempo renegué de la cuchara, especialmente de las cremas y sopas que no eran ni fueron nunca de mis platos favoritos. No me cansaré de decir que soy de esa generación en que las verduras llegaban a cocerse a punto de fusión y se perdía todo el sabor. En cambio, ahora, con mimo y constancia estamos viendo que su potencial de sabor es ilimitado y ya tienen un huevo en nuestra mesa y repertorio.

Esta receta tiene además algo que por lo que he podido comprobar le da un plus de sabor y profundidad a cualquier crema y es que pasa primero por el horno, y ese «roasted» le sienta de lujo a las verduras. Así que lánzate a la piscina, saca las sartenes del horno y ¡alé! ¡a cocinar!

Ingredientes

  • 1 kilo de zanahorias
  • 1 cebolla dulce
  • 2 bulbos de hinojo medianos
  • 2 dientes de ajo
  • 1,6 litros de caldo vegetal casero
  • 100 gramos de queso ricota
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Preparación

Precalienta el horno a 190ºC. Asegúrate que alcance la temperatura antes de poner las verduras a asar. Puedes ponerlo tanto con ventilador o no arriba y abajo, pero para la primera opción puedes bajar la temperatura a 180ºC.

Ves mientras pelando las zanahorias y dejándolas enteras. Después de la cebolla pelada y troceada en juliana pero algo gruesa, y haz lo mismo con el hinojo, guardando a parte las partes verdes con hierbas. ‘Lo mejor es seguir la forma del propio alimento ya te marqué en gajos, pero no en aros por ejemplo y dejarlo suficientemente grueso para que aguante el horno 40 minutos.

Pon todo en una fuente de horno y mezcla bien junto con dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra, si prefieres también puedes utilizar un atomizador.

Asa durante 20 minutos. Durante ese tiempo podrás ponerte a pelar los ajos, yo os recomiendo que les quites el germen. Pasado el tiempo abre el horno y añade los ojos para hornear otros 20 minutos más.

Dependerá del tamaño de las zanahorias y demás vegetales es posible que o bien haya algo que necesites sacar para no quemarse (como la cebolla o los ajos) o dejar unos minutos más en el caso de las zanahorias. Si necesitas más tiempo, retira lo cocinado y deja las zanahorias en tandas de 10 en 10 minutos, deben estar tiernas (pero no debería llevarte una hora salvo que tengas unas zanahorias gigantes).

Cuando todas las verduras estén tiernas y doradas, pásalas a una cacerola y olla, incorpora el caldeo (mejor si está atemperado dejándolo reposar en la encimara). Lleva a ebullición y cocina todo a fuego lento durante 15 minutos.

Apaga el fuego y tritura con una batidora de mano hasta conseguir que quede homogéneo y con una textura suave pero sin ser líquida (a i me gusta algo rústica por ejemplo).

Incorpora ahora entre 75-80 gramos de la ricota, mezcla bien y deja el resto para decorar.

Sirve en plato hondo, cuenco o lo que se te ocurra,  decora con una nuez de ricota y un poco de las hierbas verdes del hinojo, además de frescura le aportan un aroma muy bueno.

¡Esta crema tiene un sabor insuperable! Así que a disfrutarla mejor caliente o templada que sino te quedarás sin ella.

+ Consejos

Acompañamientos

El mejor acompañamiento para esta crema es sin duda un buen pan, uno plano tipo ‘flatbreads’ por ejemplo hecho en sartén, le irá perfecto. Pero anímate a probar con cocas o focaccia que pueden ser una alternativa. Por supuesto un buen pan de hogaza de masa madre de los de verdad también ayudarán.

Textura y sabor

En la receta original de Jamie Oliver la receta incorpora crema en vez de queso, pero como yo soy alérgica a la nata, esta es mi variación. Pero si puedo recomendarte que investigues tú mismo, por ejemplo: cremas fresca, yogur, requesón, queso cottage o quark… lo untuoso y algo ácido le dará mayor complejidad y equilibrará bien tanta verdura dulzona.

Consejos para el horno

Hornear para algunos puede ser un infierno, pero no debería, muchas veces la impaciencia, el desconocimiento nos dejan k.o., y nos dan al traste con la receta. Aquí ten en cuenta precalentar bien y asar en las tandas descritas, sin abrir y cerrar continuamente para comprobar. Si ves que las zanahorias no están tienes en 40′ ves mirando de ampliar de 10′ en 10′, nunca más tiempo, y de ir controlando el punto a cada vez, aquí si. Si tienes en cuenta como usar tu horno y cómo afecta el tamaño a los tiempos saldrás airoso en esta ocasión.

Hasta que descubrí esta receta casi siempre cocía las zanahorias, o reutilizaba las que se hubieran guisado en otra receta, sí, salían muy buenas, pero como esta puedo decirte que ninguna. La diferencia la marca el horneado y ese aporte que le da el hinojo, no sólo le dan sabor, sino que estará a años luz del resto, ni que decir comparada a cualquiera que puedas comprar.

Lo mejor, que puedes preparar más cantidad, congelar en raciones y así tendrás lista esta delicia en esos días que no apetece entrar en faena, pero sí cuidarse y mimarse en un día largo de trabajo.

Ahora te toca a ti, ¿cuáles son tus trucos para hacer una buena crema?, ¿qué es lo que para ti es fundamental que habría que hacer?, o, ¿cuáles son tus favoritas. No lo dudes comenta, comparte y ¡síguenos!

Más recetas

Coles de Bruselas con vinagreta de pescado

Bun cha de pollo

Besugo en escabeche

Pin It on Pinterest

Share This