Coles de Bruselas con vinagreta de salsa de pescado

Mil formas de comer este manjar, pero ésta es una de las favoritas de este blog

Servicios

4

Preparación:

20min

Dificultad:

Baja

Antes de comenzar

Quizás no puedas imaginarte un apetitoso plato de coles de bruselas o ya hayas descubierto todo su potencial ya, pero desde luego esta receta del genial David Chang no tiene igual, toda una sorpresa a preparar, llena de sabor, de potencia y con mucha textura, además si quieres hacerla más saludable puedes hacerla asando las coles, te llevará diez minutos más pero el resultado de sabor es sorprendente igualmente.

Ingredientes

  • 1 kg de coles de bruselas
  • 2 cucharadas de tallos de cilantro
  • 12,5 gr de hojas de cilantro
  • 3 cucharadas de menta fresca picada
  • 20 gr de almendras picadas o piñones
  • 120 ml de salsa de pescado
  • 60 ml de agua
  • 2 cucharadas de vinagre de vino
  • El zumo de una lima
  • 50 gr de azúcar moreno
  • 1 diente de ajo picado
  • 1-2 chiles tailandeses

Preparación

Primero prepara las coles para ponerlas a cocinar, retirando las hojas exteriores y lávalas para que no quede nada de tierra. Después córtalas a la mitad. Mientras ves calentando una sartén con aceite bien caliente. Crepitarán al principio, quizás salten un poco pero en unos 5 minutos ya estarán preparadas y tiernas, con los bordes tostados. 

 

Saca de la sartén y déja reposar las coles sobre papel de cocina para que escurra el aceite.

Mientras, en una sartén pequeña tuesta las almendras majadas previamente en mortero, o los piñones enteros, hasta tostarlos ligeramente. Después retira del fuego y reserva hasta montar el plato

Prepara mientras la vinagreta combinando la salsa de pescado, el agua, el vinagre, el zumo de una lima, el azúcar moreno o panela, los tallos del cilantro bien picados,  y el ajo y los chiles con sus semillas laminados muy finos. Puedes guardarlo todo en un frasco, y lo que sobre conservarlo durante una semana en el frigorífico (va también muy bien con arroz y cualquier verdura).

Ahora en el aceite de las coles aprovecha y fríe las hojas de cilantro, apenas llevará unos 5-6 segundos, quedan crujientes en unos instantes, pero no dejes que se oscurezcan, cuando las saques verás que están hechas aunque verdes. 

Y en último lugar monta el plato, sirviendo primero las coles, riega con el aliño de vinagreta de pescado, remueve y termina con las hojas de cilantro y los frutos secos tostados. Puedes poner a parte una pequeña cantidad de vinagreta para añadir al gusto. y también un poco de arroz jazmín de acompañamiento.

+ Consejos

Las mejores coles

Las mejores para esta receta son las pequeñas y que estén bien firmes, de un verde vivo, te asegurarán un mejor resultado que las de mayor calibre pero sobre todo que sean frescas. Además debes limpiarlas bien y secarlas a conciencia antes de meterlas en el aceite caliente para que no salten. Partirlas a la mitad es necesario y de verdad te dará un resultado crujiente fuera y tierno en el interior.

La vinagreta

Esta vinagreta es típica de vietnam pero suelen usar chiles ojo de pájaro frescos, aquí al ser más complicado he sustituido por el tal rojo. Prepara la cantidad completa aunque no la utilices para esta receta, refrigérala 1 semana y puedes usarlas para pescados, carnes, arroz y verduras, funciona bien en todo, y le dará un giro a tus platos, eso sí apta para amantes del picante, aunque lo puedes reducir con menos chile.

Coles asadas

Si te decantas por la versión sana de este plato, debes escoger una sartén apta para introducir al horno, añadir un par de cucharadas de aceite de nuez y tostar la parte cortada un par de minutos, después introduce en el horno precalentado a 190ºC durante unos 15 minutos, igualmente es irresistible, crujiente en el exterior y con una ternura incompable en el interior. Sólo te llevará un poco más de tiempo.

Seguro vas a ver muchas recetas de David Chang por este sitio, lo reconozco me encantan sus platos, y para mí el libro de Momofuku fue todo un acierto. Pero tanta locura por mi parte tiene un motivo, el sabor es el protagonista y al mismo tiempo todo equilibrio, y estas coles de Bruselas no desmerecen en  nada.

Que alguien que las ha odiado con ganas, mejor dicho, de nunca haberlas comido sin ser blandiblu, tiene merito, y es que nunca es mal momento para romper nuestras propias barreras, porque hay que superar los ascos de la infancia, las malas experiencias y quitarnos los malos recuerdos asociados a un alimento. No es fácil pero te te animo a que te retes un poco, no todo de golpe, pero que te vayas animando a decirle a tu paladar que ya es hora de creer. Porque el mayor enemigo que tienes para cambiar la rutina es lo que tan de moda se dice ahora «procrastinar» y dejar de ponerte excusas. Hay un mundo lleno de sabor ahí fuera y tú puedes disfrutarlo.

Así que cuéntame, ¿cuál es ese alimento que ha podido contigo pero que comerlo diferente te ha hecho cambiar de opinión?… señoras, señores, se admiten las apuestas. ¡Las respuestas en los comentarios!

Más recetas

Orecchiette con aceitunas

Solomillo de cerdo asado con higos secos y marsala

Crema de zanahoria asada e hinojo

Pin It on Pinterest

Share This
A %d blogueros les gusta esto: