Batata asada, aguacate y requesón

El olor a batata asada con toda la frescura del aguacate, una cena sencilla que te dará muy poco trabajo

Servicios

4

Preparación:

1hr 15min

Dificultad:

Muy fácil

Antes de comenzar

Estás cansado, llegas a casa un miércoles por la tarde y quieres las menos complicaciones posibles. Esta receta es ideal para esos días y para darte un homejane a pesar de su sencillez. Es una receta llena de dulzura, cremosidad, y frescor, con un toque picante justo que te hará querer más. Una combinación de sabores, con suficiente contenido calórico para irte a la cama sin lamentarlo al día siguiente. Si quieres su versión de aperitivo sólo tienes que escoger las batatas más pequeñas y reducir el tiempo de horneado.

Ingredientes

  • 4 batatas medianas
  • 2 aguacates maduros
  • 1-2 limas
  • 1 puñado de semillas de calabaza
  • 150 gr de requesón o queso ricota
  • Aceite de oliva virgen extra

Preparación

Precalienta el horno a 180ºC con el ventilador conectador.

Prepara las batatas primero regándolas con un poco de aceite de oliva, salpimenta y masajea bien para que se reparta todo bien.

Ponlas en una bandeja refractaria o en la del horno con papel de aluminio. Hornea durante 1 hora, pero si son grandes amplía a 1h 15 minutos. Puedes comprobar con una brocheta que estén tiernas antes de sacar del horno.

En los últimos minutos de horneado, coge los aguacates y saca la carne sin el hueso y pícalos en tacos. Mezcla con el zumo de media lima, dejando que impregnen, así evitarás que se ennegrezcan.

Tuesta las semillas de calabaza en una sartén a fuego bajo hasta que estén ligeramente doradas. A mi personalmente me gusta machacarlas ligeramente en un mortero para que quede un crujiente más fino.

Para preparar el plato, pon las batatas y córtalas por la mitad, como si fuera el pan de un perrito, e introduce el requesón o el queso ricota, después añade una buena capa de aguacate picado, y por último reparte un poco de la semillas de calabaza.

En último lugar, no olvides servir junto con rodajas de lima para que cada uno ajuste la acidez a su gusto.

+ Consejos

Horneado

Cada horno es un mundo, los tiempos son aproximados a un horno más bien modernos que funcione correctamente, pero yo que durante mucho tiempo tuve un horno bastante complicado te diré que va en función de cómo esté calentando. El truco, ir pincahndo hasta comprobar que el cenro está tierno, no tiene más misterio. Si es una batata mediana no llegará a la hora y cuarto pero si es mayor ten más paciencia y comienza a hornear antes.

Picante

Puedes evitar el picante totalmente pero es cierto que le da el contra punto perfecto a tanta cremosidad y el propio dulzor de la patata. Dependerá de tu tolerancia, claro, pero los copos de chile le sientan muy bien y son aptos para casi todos. Si por el contrario eres un máster de esto de que te ardan las papilas, ves incrementando el picante. Eso sí unos jalapeños caseros encurtidos pueden ser la mejor combinación, ahí lo dejo caer.

El queso

Esta receta la hemos preparado de diferentes formas y es muy agradecida en cuanto al queso a utilizar, por el momento hemos probado con ricota, requesón y mascarpone, pero también puede ir muy bien con quesos frescos que sean untuosos, y también posiblemente de uno tipo quark. Lo divertido es ir variando y ver el resultado, ya que trabajo en sí no da esta receta.

Si has pensado en una mesa con fajitas y tacos, no te olvides de esta receta para acompañarlas, así que puedes retirar de la ecuación a los platos cargados de quesos derretidos, o chiles preparados. Es una vuelta diferente a tu recetario que aportará mucho dulzor, frescura y sobre todo sabor, no se te resistirá nadie.

Más recetas

Crema de zanahoria asada e hinojo

Coles de Bruselas con vinagreta de pescado

Galletas de maíz

Pin It on Pinterest

Share This